Saltear al contenido principal
Cómo Hacer El Cálculo De Canalón Y Bajante Por Superficie De Tejado

Cómo hacer el cálculo de canalón y bajante por superficie de tejado

Es habitual encontrar instalaciones de conductos para la evacuación de agua del tejado que no son capaces de gestionar correctamente una precipitación abundante. Esto se debe generalmente a que no se ha sabido calcular correctamente el diámetro de los canales pluviales ni el número de bajantes necesarias para esa instalación particular. Esta es una de las razones por las que siempre debemos contar con un experto en instalación de canalones pluviales para hacer un montaje de este tipo, ya que solo un especialista conoce la manera de hacerlo tal y como establece el código técnico de edificación. Sigue leyendo para saber cómo hacer este cálculo.

Calcular la superficie del tejado

Lo primero que debemos hacer es conocer la superficie real de la cubierta en la que vamos a colocar el sistema de recogida de agua de lluvia. Para eso tenemos que tener en cuenta lo siguiente:

  • En caso de que se un tejado plano, la superficie es la proyección horizontal de la cubierta, es decir su vista en planta o la medida real.
  • Sin embargo, cuando la cubierta tenga cierta inclinación, que es lo más habitual, esto cambia. Para calcular la superficie tenemos que multiplicarla por el coseno del ángulo del tejado con la horizontal.

Estas son las opciones que nos indica el CTE, aunque lo cierto es que en la práctica muchas veces se considera también la primera alternativa incluso con cubiertas inclinadas. Ya que en cualquier caso siempre saldrá una superficie mayor haciendo que el sistema sea más seguro al tener más capacidad.

Casa en una zona con muchas precipitaciones con el número de canalones y bajantes adecuado para una evacuación eficaz

Corregir el resultado según el índice de pluviosidad

Tras obtener la superficie de la cubierta en la que vamos a hacer la instalación de canalones llega el momento de ajustar el cálculo para obtener un dato más adecuado para cada lugar. Puede parecer raro, pero hacer esto es en realidad muy lógico, ya que vivimos en un país con zonas en las que las precipitaciones son muy diferentes en cantidad. Por eso, el CTE cuenta con el Anexo B de la sección HS5 en la que facilita un mapa con el que obtener el índice de pluviosidad de cada zona con el que hacer un nuevo cálculo.

Así, tendremos que multiplicar la superficie obtenida anteriormente por el siguiente factor de corrección: el índice de pluviosidad partido 100. De este modo obtenemos el dato que necesitamos, corregido y adaptado a las condiciones meteorológicas de cada sitio.

Comprobar el diámetro necesario para los conductos

Una vez hemos obtenido el valor anterior ya solo queda acudir de nuevo al CTE para ver en la tabla 4.8 de la sección HS5 el diámetro que necesitamos en los canalones y bajantes para que cumplan su función correctamente.

Como ves, aunque puede parecer que el grosor de los conductos o el número de bajantes no tienen mucha importancia, son clave para asegurar una instalación de canalones que pueda enfrentarse a la climatología particular de cada caso.

Volver arriba
Presupuesto