Saltear al contenido principal
A Quién Se Debe La Invención De Los Canalones

A quién se debe la invención de los canalones

¿Alguna vez te has preguntado quién inventó los canalones? La respuesta no es sencilla, porque los canalones llevan usándose miles de años.

La historia de los canalones se remonta siglos atrás: es impresionante cómo al paso de los años y en las distintas civilizaciones los canalones han perdurado, modificándose y adaptándose prácticamente en todas las culturas.

En este artículo te contamos a quién se debe la invención de los canalones. Así podrás entender mejor su papel y la importancia de contar con una buena instalación de canalones.

¿Quién inventó los canalones?

La historia de los canalones no es sencilla, ya que no sé sabe a ciencia cierta la fecha exacta de la aparición de los primeras instalaciones para recoger el agua pluvial, pero lo que se sabe actualmente es que su origen se encuentra en la cultura Harappa. A esta civilización, situada en el valle del Indo en el actual Paquistán, se le debe la invención de los canalones, ya que fue una de las culturas más avanzadas de su tiempo. Los historiadores han descubierto la presencia de conductos de agua en sus construcciones que, si bien no eran exactamente tal y como los conocemos ahora, son los primeros sistemas encontrados para evacuar el agua.

Primeros sistemas encontrados para evacuar agua

Después los canalones pasaron a ser parte del Imperio Romano. Esta civilización comienza a añadirlos en la construcción de caminos, de forma que el sistema de recogida de agua de lluvia drenaba el agua que pudiera caer sobre las carreteras y la conducía a un sistema de canales. Así los caminos eran mucho más seguros, ya que se evitaba que se inundaran.

La expansión de los romanos llevó los canalones a otras regiones, ampliando el uso de sistemas de evacuación de agua pluviales en todo el imperio.

Expansión del uso de canalones durante la Edad Media

Aunque los canalones se llevan utilizando desde casi los comienzos de la humanidad, no es hasta después de la invasión normanda a Inglaterra cuando comienza a popularizarse su uso.

Tras la invasión del actual Reino Unido, se extendió el uso de las instalaciones de pluviales por todos los lugares, con la adición de gárgolas a los canalones en la reconstrucción de edificios nobles, como iglesias o palacetes. Estas figuras se usaban como adornos y se convirtieron en un símbolo de poder, por lo que comenzaron a usarse como parte de los canalones a los que acompañaban.

Canalones durante la edad media

La primera constancia que se tiene de canalones con bajantes es en la construcción de la Torre de Londres, en la que se añade una gran bajante para proteger las paredes de ser manchadas por el agua. Este es el momento en el que los canalones comienzan a asemejarse más a los que usamos en la actualidad: a partir de ahí comenzaron a popularizarse entre las clases más bajas, con la fabricación de distintos tipos de canalones en diferentes materiales.

Al empezar el desarrollo de la industria y la introducción de nuevos materiales, comenzó una nueva era. La era de los canalones hechos de materiales como el plomo, que son los más parecidos a los que conocemos actualmente.

Uso de canalones en la revolución industrial

A partir de la era industrial, el plomo que se usaba para la fabricación de canalones pasa a ser sustituido por el hierro, un material más seguro y resistente.

Con la construcción de los primeros edificios altos en las ciudades, se hace necesaria la instalación de sistemas más complejos. Se añaden también canalones subterráneos para evitar la aparición de enfermedades en las urbes.

Canalones durante la revolución industrial

Los canalones en la era moderna

En el siglo pasado comienza la fabricación de los canalones en serie como los utilizamos hoy en día. A principios de siglo se extienden las máquinas roladoras para fabricar canalones de manera rápida y más económica, haciendo que su colocación sea más sencilla.

Después de la Segunda Guerra Mundial se produjo un hecho relevante que afectó a toda la industria: la llegada del plástico revolucionó toda la industria y los canalones no quedaron fuera. Desde ese momento comienzan a usarse los canalones de PVC, mucho más baratos que los que había antes. Años más tarde, los profesionales en la instalación de canalones comienzan a darse cuenta del rápido deterioro de este material.

Por eso, en la década de los sesenta comienzan a usarse los canalones de aluminio. El uso de este material marca un antes y un después en la invención de los canalones, ya que permiten fabricar conductos de una sola pieza y su resistencia no tiene comparación. Actualmente, este material sigue siendo uno de los más utilizados.

Para finalizar, en los años setenta llega una nueva invención que cambia la forma de instalar canalones: las máquinas portátiles que se usan en la colocación de canalones, dispositivos que permiten hacer canalones en el mismo lugar de la instalación totalmente a medida, lo que facilita su instalación y reduce los costes.

Volver arriba
Presupuesto